ZEROCHAN WEHEARTIT

MATSURI HINO

JUNE NIKOLANDA KATSUURAGI
Creative Commons License

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
No olvides denunciar a la administración de cualquier caso de plagio. Colabora.

Song of Night

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Song of Night

Mensaje por Reiya el Vie Mar 11, 2011 8:59 pm

Paz. Era un lujo que últimamente le privaban casi todos los seres vivos y pensantes a su alrededor, algunos de los cuales la hacía dudar de que siquiera tuvieran un gramo de materia gris en sus cabezas. “Ocupadas de ego” se decía a sí misma cada vez que cuestionaba los actos de aquellos que algunos les llamaban idiotas… entrando en dicho perfil la mayoría de los humanos con los que tenía que relacionarse, por negocios o por pura casualidad. Sabía que no era algo determinante en el ADN, todos cometían errores después de todo, y sin embargo la mayoría de las catástrofes de la historia ocurrían por ese irrefrenable ímpetu de actuar y dejarse llevar por las emociones.

¡Hey! – Se escuchó un grito amortiguado gracias a la hermosa puerta de madera que servía para separarla del actual ruido molesto que la perturbaba en su estado medio inconsciente – ¡Eso es mío! ¡No puedes llevártelo! – La figura resguardada bajo las sabanas color champán se movió levemente, como muestra de vida después de un corto período de descanso que necesitaba con desesperación y que no planeaba abandonar por los chillidos de un coleccionista obsesivo compulsivo que era actualmente el blanco favorito de sus hermanos. Lo que parecían minutos del anhelado silencio volvieron a surtir el efecto sobre dicha forma que apenas asomaba la cabeza de los confines de la reconfortante tela que envolvía su cuerpo.

¡¡Maldición!! – Resonó el alarido por los pasillos y retumbando en el interior de las habitaciones adjuntas.

Bloody fantastic.

La figura en la cama retira las sábanas de su persona mientras se incorpora aún con los ojos cerrados. Si bien es conocido que los vampiros no duermen del todo… en el sentido de dormir y tener sueños como los mortales… éstos también necesitan descansar aunque solo sea en un estado semi-despierto.

Los ahorcaré unos de estos días – Murmuró para sí misma una vez abierto los párpados. Ojos cansados tardaron unos segundos en enfocar los objetos en la habitación que formaban extrañas figuras con sus sombras, iluminado levemente por la luz de la luna que pasaba por la ventana. Estimaba que habían pasado una o dos horas desde que había regresado de clases y daba gracias que ya fuera el comienzo del fin de semana. Con un largo bostezo que formo pequeñas lagrimas en las esquinas de sus ojos, salió de la cama para percatarse que se había quedado dormida con tan solo la camisa del uniforme y las medias. Un resoplido de disconformidad y unos suspiros más tarde ya se encontraba vestida nuevamente en el uniforme y con un estuche negro en mano dispuesta a salir de aquel manicomio, mientras mordisqueaba un trozo de chocolate que había sacado de la nada.

Afuera era una noche tranquila. Eran altas horas de la mañana y faltaban siquiera unas tres horas para que los alumnos de la clase del sol se despertaran, lo que significaba para la clase nocturna que se acercaba la hora de volver a sus dormitorios, pero más importante aún era que los prefectos ya habían terminado sus rondas… o por lo menos ese era el caso para los prefectos de la clase diurna. Sin embargo, la joven música solo buscaba un poco de tranquilidad y la pequeña oportunidad de poder tocar un poco con su Stradivarius. Con un poco de suerte los cazadores que ella sabía que había en la academia no estarían en sus propias rondas nocturnas buscando alguna excusa para empezar alguna pelea.

Poco a poco el paisaje que la rodeaba fue cambiando del camino que llevaba al edificio principal a un lugar rodeado de arbustos y bordeado con los árboles del bosque que resguardaba el lago del campus y del resto del bullicio generado por las actividades cotidianas de los alumnos. Lo había visto en una ocasión, cuando había llegado al instituto, pero esta vista era muy diferente a aquella. El canto de los pájaros que se podían apreciar en el día ya no acompañaban el paisaje. Solo se podía escuchar el leve sonido del agua meciéndose en conjunto con las hojas de los árboles cuando pasaba alguna brisa pasajera. La superficie del lago, tranquila y oscura bajo la noche estrellada, refleja la luna como un espejo.

Mirando brevemente los alrededores y, tomándose unos momentos para apreciar la paz que le brinda el lugar, se dirige a una de las rocas para apoyar el estuche y sacar su apreciado Stradivarius. – Hace un buen rato… – Pensó mientras miraba detenidamente el violín que manipulaba con la misma delicadeza que cuando la había tocado por primera vez. Con gran gracia y destreza se pone en posición, cerrando los ojos empezando a visualizar el ritmo de la pieza que quería tocar, dejándose llevar por las notas y sin dudarlo dos veces deslizando los dedos y el arco por las cuerdas a su respectivo tiempo.
avatar
Reiya
Segundo curso.
Segundo curso.

Mensajes : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.